Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Es necesario que acepte el uso de estas 'cookies' para el correcto funcionamiento de la web. Para más información consulte nuestra Política de cookies. y Aviso Legal

Aceptar


Blog

Un poco de información nunca viene mal...

¿Qué pasa si no presentas la declaración de la renta?

lunes, 21 de junio de 2021


¿Qué pasa si no presentas la declaración de la renta?


No hacer la declaración de la renta de un año o no presentarla en plazo es posible. Pero también que Hacienda te sancione. Por eso vamos a explicar qué puede suceder al no hacer la declaración de la renta en el período establecido para ello.




No presentas la declaración pero no estás obligado

Si obtienes rendimientos inferiores a los mínimos establecidos en la Ley del IRPF no estarás obligado a liquidar el impuesto sobre la renta. Y si no estás obligado, no hacer la declaración de la renta no tendrá ninguna consecuencia. Hacienda no te va a requerir ni sancionar por ello.

Aunque recuerda que conviene presentar la declaración sin estar obligado para poder aplicar deducciones u obtener la devolución de lo retenido.

Consecuencias de no hacer la declaración de la renta en plazo

Lo que pagarás por no presentar la declaración de la renta a tiempo depende de 3 factores:

  • el tiempo de retraso en la presentación
  • el resultado de la declaración: a pagar o a devolver
  • si la presentación es voluntaria o por requerimiento de la Administración.
  • Recuerda que Hacienda dispone de 4 años, contados desde el último día de plazo voluntario de declaración, para revisar el IRPF. Así, la Agencia Tributaria podrá comprobar la Renta 2020 hasta el 30 de junio de 2025. En ese momento, prescribirá su derecho. Y no podrá exigirte ninguna cantidad por el IRPF de 2020. Aunque no hubieras presentado la declaración aún estando obligado a ello.

     A raíz de la declaración del estado de alarma, y ​​más concretamente con la publicación de la normativa de suspensión de plazos tributarios (art.33 RD-Ley 8/2020 y DA 1ª RD- Ley 15/2020), este plazo de prescripción se ve alargado en 78 días más, que son los días que van del 14 de marzo al 30 de mayo de 2020, y que no se computan.

    Así, por ejemplo, el IRPF del ejercicio 2016, que en condiciones normales debería haber prescrito el 30 de junio de 2021, realmente prescribirá el 16 de septiembre. Y del mismo modo, este nuevo cómputo del período prescripción, también se aplicará a los ejercicios 2017 y 2018.

    Requerimiento de Hacienda por no hacer la declaración de la renta

    Si Hacienda detecta que no has presentado la declaración estando obligado a ello, te enviará un requerimiento para que lo hagas o para que justifiques porqué no lo has hecho.

    También iniciará un procedimiento sancionador ya que al no presentar una declaración en plazo estás cometiendo una infracción tributaria. La infracción dependerá del resultado de la declaración de renta.

    Si el IRPF sale a pagar

    Además del resultado de la declaración deberás pagar los intereses de demora.

    La infracción cometida en este caso es dejar de ingresar, dentro del plazo establecido para ello, la totalidad o parte de la deuda tributaria y está regulada en el artículo 191 de la Ley General Tributaria.

    Conlleva una sanción de entre el 50 y el 150% del total de la deuda y puede graduarse:

    • si se ha causado perjuicio económico a Hacienda
    • si se han cometido de forma repetida otras infracciones tributarias.

    Si el IRPF sale a devolver o con resultado 0

    Hay quien no presenta la declaración aunque le salga a devolver. En la mayoría de los casos es por desconocimiento de la obligación de declarar o por pensar que como la cantidad es pequeña no merece la pena pedir la devolución. Le hacen un favor a Hacienda dejándole el dinero para que lo destine a lo que crea conveniente.

    Si haces eso puedes ocasionarte muchos problemas. Si estás obligado a ello, no presentar la declaración de la renta a tiempo es una infracción leve por la que Hacienda puede sancionarte. El resultado es que te devolverá menos. E incluso puede que te toque pagar.

    El artículo 198 de la LGT señala que la sanción en este caso consistirá una multa de 200 euros, que puede quedar en 150 euros si no recurres y la pagas en plazo.

    Presentas el IRPF fuera de plazo

    Si no quieres vivir con la preocupación de si te requerirá Hacienda, puedes presentar tu declaración de la renta en cualquier momento. Siempre será más ventajoso que recibir una notificación de la Agencia Tributaria.

    Si sale a devolver o con resultado 0

    En este caso no te librarás de la sanción porque has cometido una infracción leve: no presentar en plazo la declaración de la renta.

    Pero el artículo 198.2 de la LGT señala que las declaraciones extemporáneas que no salgan a pagar sin requerimiento previo de Hacienda se reducirán a la mitad.

    Así, la multa será de 100 euros y podrá reducirse a 75 euros si no recurres y pagas en plazo.

    Si tu declaración sale a pagar

    Cuando el IRPF que no presentaste en plazo sale a pagar es mejor que lo presentes antes de que Hacienda te envíe un requerimiento. De esta forma, harás frente a un recargo (establecido en el artículo 27 de la LGT) y no a una sanción.

    Es posible reducir el recargo en un 25% siempre que:

    • se ingrese el importe de la declaración de renta y
    • se pague en período voluntario el recargo notificado.